Turismo en los lugares sagrados de Jerusalén

Jerusalén es considerada una ciudad santa para las tres grandes religiones monoteístas, el judaísmo, el cristianismo y el islam, Jerusalén es también una visita obligada para todos los amantes de la historia ya que alberga los más antiguos monumentos de gran valor histórico y arqueológico. La capital de Israel es el hogar de una serie de lugares sagrados que no te puedes perder, vamos a dar un pequeño recorrido por los más importantes para cada una de estas religiones, y así no lo olvides ninguno de ellos cuando visites la ciudad de Jerusalén.

Para el pueblo judío, uno de los más importantes es el Templo de Jerusalén fue un santuario de Israel. Para visitar este emblemático edificio tendrás que acercarse a la terraza del monte Moriah, donde hoy se encuentra la Cúpula de la Roca y Al Aqsa. Otro de los monumentos más famosos del mundo, no olvides visitar el Muro de los Lamentos, el sitio más sagrado del judaísmo, el cual fue el ultimo remate que quedó en pie del gran templo de Jerusalén.

Para la religión cristiana, la Iglesia del Santo Sepulcro es el sitio más sagrado del cristianismo, donde Jesús fue crucificado. La Basílica de las Naciones Unidas establecidas en el Monte de los Olivos es uno de los lugares más importantes para los cristianos, porque ahí es donde Jesús pasó sus últimos momentos antes de ser arrestado y posteriormente crucificado.

Para concluir esta breve lista de los monumentos más sagrados de Jerusalén no te puedes olvidar de la religión musulmana y su asombroso santuario conocido como la Cúpula de la Roca, el cual se ha convertido en el símbolo de la ciudad. En esta parte de la capital de Israel fue el lugar donde Mahoma, según la tradición islámica, ascendió al trono de Dios.

La historia, la tradición y la religión se unen en una ciudad fascinante donde te sorprenderás por los espectaculares edificios y majestuosas obras de la arquitectura de la antigüedad, entonces concédete un bien merecido días de descanso conociendo esta gran ciudad, y toma un tiempo espiritual contigo  y con Dios.

Tags:

Dejar un comentario