Un paseo por Central Park

Los orígenes del Central Park se remontan al 21 de julio del año 1.853 en la que el parlamento del Estado de Nueva York promulgó una ley por la cual una superficie que se encontraba en el centro de Manhattan se expropiaba para la construcción de un gran parque público. El hecho fue de una gran transcendencia porque fue el primer parque público de Estados Unidos.

El diseño de la planta del parque correspondió a Frederick Law Olmsted y a Calvert Vaux. El trasfondo ideológico del parque era que sirviera como punto de encuentro para todas las razas y todas las clases sociales.

En lo que hasta aquel momento no había sido sino un erial rocoso y pantanoso se creó un parque que es una de las señas de identidad de la ciudad de Nueva York.

La construcción se hizo por etapas siendo la parte norte y sur las que primero vieron la luz en el nuevo parque. Estas zonas fueron inauguradas en el año 1.861 mientras que culminar el resto de este espacio público tardó 16 años. Debido a que era una zona pantanosa fueron necesarios diez millones de carretas de tierra para dar solidez a la construcción.

El Parque Central además posee un sistema de drenaje subterráneo que le permite tener una gran cantidad de estanques y lagos.  En la actualidad Central Park es un auténtico vergel dónde conviven 26.000 árboles en una superficie de 843 acres.

Anualmente es visitado por algo más de 25 millones de personas anualmente las cuales se quedan obnubiladas de que en una ciudad tan fría e impersonal como Nueva York exista un lugar tan pintoresco y que realiza las funciones de ser el pulmón de la ciudad de Nueva York.

Dejar un comentario